Buscar patentes y dueños de automóviles en Chile

¿Aún vale la pena tener un SUV en Chile?

2022 ha sido un año muy difícil tanto a nivel nacional como internacional. En el caso de Chile, los constantes escenarios de incertidumbre política y económica ha generado que las inversiones en el país sean cada vez menores y que el poder adquisitivo de los chilenos se vea disminuido. En el plano externo, la guerra en Ucrania, el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, crisis económicas en otros países, hacen que los productos importados tengan un mayor coste. Aquí entra el tema de los vehículos.

Durante el mes de agosto de 2022 se registró una caída en la venta de vehículos nuevos de un 6% y un 35% la venta de vehículos usados. A diferencia de la crisis asiática donde los precios de los vehículos bajaron hasta el punto de hacer atractivas ofertas, aquí parece ser difícil que eso ocurra en la actualidad. Además, durante este 2022, las gasolinas de 93, 95 y 97 superaron la barrera psicológica de los 1000 pesos, haciendo que llenar el tanque ya no sea algo grato. Esto ha afectado en particular a los SUV, autos grandes que tienen un mayor consumo de combustible en comparación con otros autos como los city-car, pero abordando la pregunta inicial: ¿Vale la pena?.

Lo cierto es que ya no es tan atractivo como antes, muchas familias jóvenes están volviendo los ojos hacia autos más compactos, otros por el tema económico se dirigen a vehículos usados que no necesariamente son SUV y otros que tiene problemas para cuadrar sus cuantas respecto al gasto en combustible. Pese a lo anterior aún resulta ideal para el transporte de personas y carga, debido a su gran tamaño hace que este sea un auto cómodo para hacer las compras del mes en el supermercado. También es una gran alternativa cuando se trata de vivir en áreas rurales o con caminos en mal estado, ya que son vehículos con altura, motorización y carrocería adecuados para esos difíciles terrenos.

En resumen. Los SUV llegan a valer la pena, o mejor dicho, una buena opción en los siguientes casos: cuando las familias son grandes, cuando se vive en áreas rurales o poco densas y cuando hay ingresos seguros para poder mantener el vehículo (patente, bencina, seguro).

Más para leer en Volante o Maleta